Elige idioma:

Luchas contra Roma



  • Restos de las termas romanas de Astorga

  • Para completar la conquista de la península hispánica, Roma debía tomar los territorios ocupados por las distintas tribus celtas del noroeste. Lúculo consigue hacerse con Intercatia, ciudad vaccea, mediante la diplomacia y se adhiere a esta alianza Helmántica, capital de los vettones. Sin embargo, algunos años después, 151 a.C., el pretor Galba provoca una matanza en Ocellum (la actual Zamora) lo que desencadena el levantamiento de la ciudad de Ocile (Fermoselle) y con él la figura del caudillo lusitano Viriato o Várate, quien primero con la guerra de guerrillas y, después en campo abierto, consigue vencer sucesivamente a ocho cónsules enviados por Roma (Vetilio, Plancio, Unimano, Nigidio, Lelio, Quincio, Serviliano y Cepión) mediante la unión de vettones y lusitanos.
    Viriato fue asesinado por unos celtíberos embaucados por Roma, lo que supone la desunión de los celtas y la ocupación romana de sus territorios. Pero aún quedaban cántabros y astures. Los siguientes en caer fueron los cántabros; vencido su ejército, el caudillo cántabro Arreno es crucificado y los últimos vadinienses resistieron en Vérgida. Invaden posteriormente los romanos el territorio astur por el norte del Esla, la lucha es encarnizada pero también son vencidos, los últimos astures se refugian en Lancia. La toma de Lancia pone punto y final a la denominada "batalla del Esla" que duró más de veinte años y que puso a la totalidad del territorio leonés bajo el dominio de Roma. Para poder completar la conquista hasta el mismísimo emperador Augusto hubo de participar en estos hechos. No fue la conquista de Hispania lo que le costó 200 años a los ejércitos romanos, sino la conquista de los territorios vettones, astures y cántabros, es decir, el territorio del actual País Leonés. Como pueblo invasor, los romanos trajeron confusión moral y social, que el pueblo preleonés no parece fuese capaz de asimilar totalmente. La romanización no fue más que superficial y lo prueba el hecho de que el volumen de costumbres anteriores a ellos conservados hoy es importante. Sin embargo su influencia sí fue decisiva, por la asimilación del idioma y los modos de legislarse y gobernarse posteriormente.
    Administrativamente los romanos respetaron el estado racial anterior pero adaptándolo a sus necesidades estratégicas y de abastecimiento a la metrópoli. La primera distribución efectiva, del año 7 a.C., separa el actual País Leonés entre las provincias de la Lusitania (con capital en Emérita Augusta), desde el Duero hacia el Sur; y la Tarraconense (con capital en Tarraco), desde el Duero hacia el Norte y el Este. Crean, después, el Convento Asturicense (con capital en Astúrica Augusta) para separar los territorios astures de los vacceos.