Elige idioma:

Lunes de aguas

  • El Lunes de aguas se celebra el lunes siguiente al de Pascua. En este día la gente se reúne en el campo o en los bosques para degustar el tradicional hornazo, una gran empanada rellena de embutido y huevo cocido. Es una fiesta tradicional de la capital salmantina, aunque con el paso del tiempo, se ha ido extendiendo a casi la totalidad de la provincia salmantina y a muchas otras localidades de la parte sur de la provincia de Zamora.
    El origen de esta fiesta popular se remonta al siglo XVI, cuando el rey Felipe II dicta unas ordenanzas según las cuales las mujeres públicas, que habitaban en la Casa de Mancebía de Salamanca, debían ser trasladadas, durante la Cuaresma, fuera de la ciudad. A partir del Miércoles de Ceniza, las prostitutas abandonaban su residencia habitual y eran trasladadas al otro lado del río Tormes. El responsable y encargado de vigilar, cuidar y atender a las prostitutas era el “Padre Putas”. Este personaje (convertido eufemísticamente en el Padre Lucas, el cabezudo más famoso perseguidor de los niños en los días de las fiestas salmantinas) acompañaba a los estudiantes a recoger de su exilio a las prostitutas, siempre el lunes siguiente al de Pascua (Lunes de aguas).

El hornazo

  • Es una empanada de harina de trigo, rellena de productos típicos de Salamanca (lomo adobado, jamón y chorizo), de un color dorado y adornado con una malla romboidal de la misma masa.
    El hornazo de Salamanca debe tener un porcentaje mínimo de relleno del 40% con respecto al total del peso del hornazo. También están establecíos los porcentajes mínimos de los componentes del relleno como son el lomo adobado, chorizo, jamón o paleta y huevo duro. Además deben de tener forma rectangular o redonda con pesos comprendidos entre 500 g. y 3 Kg.
    Página web del hornazo de Salamanca