Elige idioma:

Magosto o calvotada

  • El magosto o calvotada es una fiesta tradicional que coincide con la época de recogida de la castaña soliendo celebrarse en el mes de noviembre (entre el día de Todos los Santos y el de San Martín). La fiesta consiste en realizar una hoguera en la localidad en cuestión y una vez queden las brasas asar las castañas sobre las mismas para que la gente del pueblo las coma en comunidad. Es común tiznarse la cara con los restos de la hoguera, saltar las hogueras ya que trae suerte así como realizar diferentes juegos tradicionales, contar cuentos y cantar canciones populares. Es una fiesta muy popular en zonas como Sanabria, El Bierzo, Babia, Laciana, Sierra de Francia, Sierra de Béjar, Maragatería, Los Valles, Montaña de Riaño o La Cabrera, destacando entre todos los magostos del País Leonés el de Santa Marina del Sil, declarado de Interés Turístico Regional.
    Página web del magosto de Santa Marina del Sil

    El origen del magosto
    El día 1 de noviembre, los celtas apaciguaban los poderes del otro mundo y propiciaban la abundancia de las cosechas con la celebración de la fiesta "Samahaim", la cual era, para unos, el comienzo del invierno y, para otros, el final de verano; en todo caso era el principio de una nueva gestación y de un periodo de intensa comunicación entre los habitantes de éste y del otro mundo. Se reunía una gran multitud porque era una fiesta obligatoria. Quien no asistía corría el peligro de perder la razón. La fiesta era para los celtas una concentración de lo sagrado en un tiempo y en un lugar determinados. Los mitos afirman que era el momento en el cual se habían producido grandes acontecimientos cósmicos, y cuando tenía lugar la muerte tanto ritual como simbólica del rey y su reemplazamiento. Las ceremonias festivas actualizaban, celebraban y comentaban el origen mítico y la continuidad del mundo (J. de Vries, "La religion des Celtes").
    Por las mismas fechas, los romanos celebraban las saturnales. "Cuando la tierra es fecundada por las simientes que sobre ella se derraman" (Ovidio, Les fastes, lib. I, vv. 657-664 ).