Ellixe idioma:

País Llïonés, sieglos XVI y XVII

  • Lleyes de Toru, de 1505


    Tratáu "Concordia de Villafáfila", de 1506


    Xuan del Enzina, escritor salmantinu


  • En 1504 muere Isabel y la heredeIra ye Xuana, apodada “la Lloca”. Al añu sigiente s'aconceyan Cortes en Toru, promulgánduse las famosas Lleyes de Toru, lleyénduse'l testamentu la reina qu'incluye las Ordenanzas de Indias. Fernandu d'Aragón exerce de rexente ata la chegada dende Bélxica de Xuana y el sou esposu Felipe, fiyu del emperador xermánicu. En Salamanca había acordáu cumpartire los tres la rexencia los reinos de Llión y de Castiella, peru tras l'alcuentru d'Asturianos, Fernandu renuncia a la corona castellana pul Tratáu de Villafáfila y retirase p'Aragón, al pesiare de qu'el pueblu llïonés, en xeneral, demuestraye afeutu. Las ciudaes continúan enfrentánduse pula supremacía, ya inda dientru de cauna d'eillas xurden bandos nobiliarios y burgeses, pul poder d'eillas. Esti proceder ye común na Italia de la época, pur exemplu. Tras la muerte de sópitu de Felipe “el Fermosu”, l'obispu de Zamora, Acuita, ye a fortificase, sofitáu pul Conde de Benavente, peru finan aceutandu cumu rexente, de nuevu, a Fernandu “el Católicu”. Tras la muerte d'esti rei, Zamora ñegase a acatare las órdenes de Cisneros, cardenal rexente, peru tién de finare pur ceder.
    Chegáu Carlos I, fou recibíu en Villalpandu pulas ciudaes del Reinu de Llión, a las que ñegóu las reclamaciones qu'apresentanun días dimpués, en Benavente, onde solían aconceyase. Las Cortes de La Coruña, de 1517, concedienun al nuevu rei sofitu pala sua coronación cumu emperador de Xermaña, y pa eillí partióu, deixandu cumu nuevu rexente a Adrianu de Utrecht, en Benavente, cul sou conde. Entós, dalgunas ciudaes cun votu en cortes de los reinos de Llión (tamién dalguna d'Estremadura) y de Castiella, chegandu la inquietú a Murcia y Andalucía, que sublevanse. En Zamora, l'obispu Acuña tenta el llevantamientu que nun ye sofitáu pul alcalde Ronquillu y tién de fuyir a Toru, quedandu mueitas ciudaes divididas ente Imperialistas y Comuneros. Tratase, pues, d'una gerra civil, dende la cordilleira cantábrica ata'l Mediterráneu, cul envís de fondu de las prerrogativas de los nobles y los burgeses, estranxeiros ou llariegos.
    Salamanca rebelase cun Maldonadu al frente. Toos dedicanse a la rapiña; los nobles toman Tordesiellas y queman Medina el Campu (son d'esti bandu los condes de Benavente y Alba d'Alliste y el duque d'Alba, cun Adrianu al frente). Los burgeses saquean Palencia. Hai batallas y alborotos en Toledu, Murcia, Cázres, Cádiz …, peru la revuelta ye sofocada en Villalar. Sólu Acuña facese fuerte en Fermoselle y lluéu en Toledu, cuna viuda de Padilla, siendu a la fin encerráu y executáu en Simancas pul alcalde Ronquillu, tamién zamoranu y el sou enemigu presonal.
    Pur tantu, las chamadas Comunidaes de Castiella nun fonun outra cousa que una llucha civil ente los bandos nobiliarios y burgeses de las ciudaes, dende Murcia ata Llión, pur tantu, nun sólu castellanas; y nun tuvienun outra consecuencia más que la perda de prerrogativas de las ciudaes ante'l poder rïal. Ná que vere tuvienun, pues, cul pretendíu rexonalismu de castellanos y llïoneses que, nin taban xuníos, nin querían talu. Nin tampoucu fou una derrota del pueblu, sinón solamente de los burgeses ansiosos d'engaramare. L'Emperador tornóu outra vuelta en 1521. Nas suas ausencias deixa cumu Gobernador del reinu de Llión al conde de Benavente, mentantu l'acompanga el marqués d'Astorga, pur Italia y Xermaña.
    En 1551 chega l'heredeiru Felipe a Toru, xurandu caltenere los privilexos d'esa ciudá. Peru cuandu Felipe II chega a reinar esqueice'l sou xuramentu y precipitase la decadencia del autual País Llïonés. En 1559, en Valladolí, que pasa pur sere yá el centru alministrativu de cuasi tóu lu llïonés, entama la queima de luteranos. En 1598 la población de las ciudaes llïonesas había descendíu pur fames, emigración y epidemias, siendu la más perxudicada Zamora, que sólu cuntaba yá cun 7.500 habitantes y vióuse obligada a pidire que seye dispensara del votu en Cortes pur Galicia, al nun poder pagare los gastos que d'eillu se derivaban.
    A partire d'agora va a escribise l'hestoria fuera del nuesu territoriu, pecháu a Europa.
    Durante los reinaos de Felipe III, Felipe IV y Carlos II, nel denomáu “Imperiu Hespañol”, calificaos pur F. Olmedo cumu “plagas coronadas”, el País Llïonés ve esporpollase la decadencia, sufriendu incursiones pertuesas pur Cerezal, Pinu y Fermoselle, produciénduse la batalla de Fonfría de 1656. Ye'l territoriu del nuesu país una zona marxinada y marxinal; en 1602 Felipe III visitaba la Moralexa del Vinu pa cazare; Llión fou usáu cumu cárcel de Franciscu de Quevedu y Toru cumu destierru del condeduque d'Olivares. La población emigrara p'hacia América, a las gerras n'Europa ou a las zonas costeras ou a la capital del nuevu Estáu, y los nobles finarán marchándouse tamién. Sedrá cuasi siempres fuera del País LlÏonés onde destaquen los nuesos homes, cun un puxu inimaxinable pa un país cuasi anuláu dafeichu.
    D'ún móu semeyante a lu qu'ocurrióu cun Fernandu III, los llÏoneses, al ampliase los territorios de la corona, getan fuera miyores beneficios, que nun siempres lu son.
    Podemos citare deillas causas xenerales pa pescanciare cúmu fou posible toda esta decadencia; l'espulsión de los xudíos, la pérda de privilexos de las ciudaes, la chegada masiva de riquezas d'América y l'emigración espoleada por ella, el poco producto que se sacaba de los negocios y artesanías, y la administración y enriquecimiento de los nobles en territorios lejanos al país. Además, la posición geográfica marginal del País Leonés. Y todo como consecuencia general de la paulatina pérdida de la propia identidad; algo que sigue ocurriendo aún hoy.
    La decadencia del País Leonés y de Castilla también, hace que al perder poder, los enemigos que se ven como mártires de una situación que rebasa sus límites y posibilidades, parezcan más unidos de lo que en realidad lo estaban y lo han estado siempre. Creen que tendrán más fuerza apoyándose mutuamente. Las fronteras y las peculiaridades de ambos quedan diluidas, confundidas por los que los gobiernan desde su pedestal, y que les dan cada vez menor importancia. Sin embargo, los pocos pobladores se aferran a sus pasadas grandezas, no se resignan a ser dos países entre otros que ascienden y, como en otros casos de mimetismo ya señalados, toman como insignia un Imperio que les destruyó. En una reunión en Toro, llegan a pedir “un ejército de ocupación, como el que ha hecho fuerte a Cataluña”. La desorientación es tan enorme, que huelgan los comentarios.
    Los leoneses de la época se aferraron, pues, a la idea imperial, algo que no les correspondía en absoluto. La soberbia leonesa se había insertado, una vez más en su historia, en un mimetismo mendicante. Y al centralismo de los nuevos reyes, les vino como anillo al dedo.
    De todos estos errores y teniendo en cuenta especialmente esta época nace la actual comunidad de Castilla y León; como si Castilla por si sola y el País Leonés por sí sólo no tuvieran suficientes razones y fuerza para desenvolverse entre las otras nacionalidades, la mayoría de ellas con menos derechos que ellas.